Me ponen los malotes

Independientemente de la hibristofilia (que la sufren un porcentaje muy pequeño de la población) que los chicos malos triunfen tiene una explicación científica. Es que las personas con rasgos patológicos extremos tienen ventaja a la hora de atraer al sexo opuesto. Investigadores han establecido que ser muy impulsivo, rígido, neurótico o compulsivo son algunos rasgos que ayudan a tener más relaciones sentimentales e hijos y añaden que este tipo de personalidades no son enfermedades, sino estrategias evolutivas ventajosas.

Pero si hay algo curioso en todo esto que también ayuda a explicar el por qué triunfan los hombres malotes pero no las mujeres malotas y es que los rasgos mencionados afectan de forma diferente según el sexo. Los hombres con rasgos obsesivo-compulsivos tienen más éxito a la hora de entablar una relación duradera que los que carecen de ellos. Entre las mujeres, sin embargo, son las neuróticas las que triunfan un 34% más con las parejas estables que las féminas sin esas características, y tienen un 73% más hijos.

Todas las dimensiones de personalidad de las que hemos hablado están, en mayor o menor medida, relacionadas con la selección sexual. Inconscientemente muchas mujeres tienden a pensar que un hombre malote las va a proteger, va a ser más apasionado y más impulsivo, lo que hará de su vida algo mucho más emocionante. Pero chicas, no penséis así, os podéis proteger vosotras solas perfectamente, y pensad que la emoción en la pareja no la crean los desprecios o la chulería.

me ponen los malotes

Además, hacemos un llamamiento muy importante y a tener en cuenta. No confundir malotes con malos. Los malotes son aquellos chicos más picaros, divertidos, que te pueden sorprender pero en quienes realmente puedes confiar y sabes que son leales. Por el contrario, los malos de verdad son aquellos a los que tú no les importas. Personas con verdadera capacidad de hacer el mal y que tarde o temprano te harán sufrir.

Piensa, si el chico que te gusta es malo (que no malote) aléjate de él. Puede que te parezca divertido para pasar un rato pero a la larga es muy posible que lo acabes considerando una persona tóxica que no te dará más que disgustos. Destierra de tu mente esta concepción arcaica acerca de la idealización del género masculino y muy poco realista. Un hombre no tiene que estar musculado, llevar chaqueta de cuero ni una moto para que se convierta en el hombre de tus sueños.